© 2017 El Rincón de Luis Mari. Calle Rioja 14, 01005 Vitoria-Gasteiz, Álava.

August 2, 2017

January 11, 2017

Please reload

Entradas recientes

Jamón ibérico, de bellota y pata negra ¿Sabrías decir cuál es la diferencia?

02/02/2017

1/1
Please reload

Entradas destacadas

Caldo de jamón

January 11, 2017

 

 

Dificultad: baja

 

Personas: 4

 

Ingredientes:

  • 1 hueso de jamón

  • 1,5 litro de agua

  • 2 zanahorias

  • 1 cebolla

  • 1 puerro (solo parte blanca)

  • 1 tallo de apio

  • Sal

Para decorar:

  • 50 gr jamón ibérico

  • 1 huevo

  • Vino de jerez (opcional)

Elaboración:

 

Antes de realizar nuestro rico caldo de jamón ibérico, debemos preparar el hueso quitando con un cuchillo las posibles partes blancas o amarillentas que el hueso pudiera tener. Estas partes podrían dar un sabor rancio al caldo.

 

A continuación ponemos a calentar abundante agua en una cazuela, cuando esta esté hirviendo introducimos el hueso un par de segundos. Retiramos el agua y colocamos agua nueva. Repetimos el proceso. A este paso se le conoce como “blanquear el hueso”.

 

Pelamos las zanahorias y limpiamos el puerro, la cebolla y el apio. Partimos todas las verduras en dos y las introducimos en una olla con el agua, el hueso de jamón y un chorrito de aceite.

 

Cocemos a fuego fuerte hasta llevar a ebullición.  A continuación, bajamos el fuego a intensidad media, ponemos la tapa y dejamos cocer durante 2-3 horas para que las verduras y el hueso suelten su substancia.

Pasado el tiempo de cocción, apartamos del fuego y retiramos las verduras y el hueso. Colamos el caldo, rectificamos la sal y dejamos enfriar a temperatura ambiente.

 

Una vez se haya enfriado el caldo, retiramos con ayuda de una espumadera la capa de grasa creada en la superficie.

 

Cortamos en taquitos pequeños el jamón ibérico y un huevo previamente cocido. Colocamos unos taquitos de jamón y huevo en cada taza (o bol) donde el caldo vaya a servirse. Añadimos el caldo un chorrito de jerez si se desea.

 

¡Que aproveche!

 

Consejo:

  • Si tienes una pata de jamón entera, el hueso debería ser troceado y blanqueado previamente. Las partes que no vayan a utilizarse inmediatamente, pueden ser congelados.

  • Se recomienda que el hueso de jamón tenga un poco carne adherida para dar más sabor al caldo.

  • Si el caldo hubiera quedado demasiado concentrado, puede congelarse una parte del mismo en cubiteras. Estos cubitos de caldo son perfectos para dar sabor a nuestros arroces, purés y guisos. La parte restante del caldo puede ser rebajada añadiendo agua hasta conseguir el sabor deseado para ser consumido como caldo.

  • Con las verduras hervidas puede hacerse un puré de verduras con tan solo añadir un par de patatas.

     

     

     

     

     

     

     

     

     

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Síguenos
Buscar por tags